Clío

Temas de historia regional y local

martes, 22 de abril de 2014

De María a Josefina: exogamia y supervivencia judía en la comunidad sefardita curazoleña

http://www.centroestudiossefardies.com/Re
Casa en el Barrio Scharloo. Curazao.
vista%20Magu%C3%A9n-Escudo/Revista%20167


Autores:
Isidoro Aizenberg
Blanca De Lima

Introducción
La endogamia matrimonial ha sido elemento estructural en cualquier comunidad judía, soporte que garantiza la supervivencia del colectivo en sus distintos planos. Cuando nos aproximamos a la comunidad sefardí de Curazao y analizamos su decurso como colectivo, encontramos una progresiva modificación en la generación de las familias de destino que implicó tanto el debilitamiento de la endogamia matrimonial como la unión consensual con gentiles.
Desde tiempos coloniales, en la pequeña comunidad sefardita curazoleña se vieron uniones –consensuales o no– de judíos con mujeres esclavas, uniones de judíos con mujeres libres y, ya en el siglo XX, matrimonios extra-comunidad. En la tierra firme latinoamericana y otras islas del Caribe, se vieron tanto los matrimonios extracomunidad, generalmente de hombres, como las uniones consensuales con mujeres católicas. Un permanente juego de tensiones marcó la vida de los varones sefarditas curazoleños, liados a su ancestral compromiso de colectivo en materia de alianzas matrimoniales; pero, a la vez, impregnados de los nuevos valores afectivos que trajo consigo la modernidad.
El propósito de este estudio es hacer un análisis con dos vertientes: la antropológica y la histórica. El marco antropológico utiliza la trama parental, la memoria oral y la novela Josefina del judío curazoleño David Darío Salas. Otras obras literarias, que también se presentan en este texto, anteceden a Josefina, abonaron el terreno para su creación y refuerzan el análisis. El análisis histórico se fundamenta en fuentes documentales primarias y secundarias. 
Nuestra tesis es que el colectivo sefardita curazoleño quedó inmerso en un juego de tensiones, resultado de su convivencia con grupos de mayor peso demográfico, y por ello con mayor fuerza para hacer sentir sus valores culturales y religiosos, algunos de los cuales, incluso, compartían  mediante instituciones como las logias masónicas, sociedades culturales y otras. No podemos excluir, además, la comunión de intereses económicos y políticos.  
Las tensiones antes mencionadas minaron la cohesión grupal y en muchos casos desembocaron en enlaces exogámicos de los cuales nacieron líneas de descendientes ajenos por crianza y educación al colectivo del progenitor. Descendientes que fortalecieron los grupos criollos y fueron sustracción para la vitalidad demográfica y con ello la difusión del patrimonio religioso y cultural de la comunidad sefardita curazoleña. Estas tensiones siguen vigentes para cualquier colectivo judío.